Viajes de la edad tardía

Viajes de la Edad Tardía

Viajes Exclusivos y a Medida con Acompañamiento Continuo

Viajes para Mayores que no van de viaje

Porque no pueden ir solos. Tienen algún problema de movilidad o dependencia.

Porque no quieren ir solos. Se sienten desprotegidos.

Porque creen que viajar ya no es para ellos. Tienen temores e inseguridades.

Y parece que a los del telediario les ha gustado la idea.

Soy Juan Cabrillana y quiero que experimentes el fuerte impacto positivo que viajar y vivir nuevas experiencias puede tener sobre tu estado de ánimo.

A lo largo de tu vida has acumulado muchos bienes materiales. Ahora es el momento de acumular Experiencias. 

Cuando vives una experiencia, aparece la curiosidad, la vitalidad, vives el presente plenamente, lo que provoca un aumento de tus emociones positivas y, por tanto, de la felicidad.

Estas son las opiniones de algunos mayores que han viajado conmigo.

viajes para personas mayores

Únete al “Club del Bienestar”
y recibe gratis tu pasaporte hacia la buena vida.

Tendrás las 10 claves y las 5 fortalezas fundamentales que te ayudarán a envejecer bien y a vivir al máximo la mejor época de tu vida.

Todo ello en un ameno y práctico ebook de 29 páginas.

También te cuento en un video de 8 minutos como vencer las excusas que te pones y que te impiden hacer cosas.

Y además accedes a otras ventajas exclusivas y experiencias únicas.

Las claves para sentirte bien y afrontar las diferentes situaciones que se te presentan en el día a día.
Con testimonios reales y cómo estas personas son capaces de enfrentarse a las circunstancias que les ha tocado vivir.
Consejos, buenos hábitos y herramientas que te van a permitir dar un paso adelante.

¿Sientes que aún te quedan muchas cosas por hacer? Pero…

Déjame que te cuente 2 historias breves (son la mía y tal vez la tuya).

Durante toda mi vida he hecho lo que se esperaba de mí. La mayor ilusión de mis padres era que estudiara y acabara trabajando en un banco (querían seguridad para mí, lógico).

Como buen hijo, estudié, no acabé en un banco, pero sí en un edificio muy bonito lleno de despachos, donde si llovía no me mojaba y si hacía frío en la calle me mantenía calentito.

Con el paso de los años, el trabajo dejó de gustarme, vivía estresado, empecé a no estar contento con la vida que llevaba.

Pero… estaba atrapado. Quería salir de ese bucle, pero no podía.

Al final un día, pedí una excedencia para el cuidado de mi madre. Aprovechaba para estar con ella y de paso pensar qué vida es la que quería.

Mi madre vivía en un resort para personas mayores en Alicante, donde cada uno tiene su propia casa.

Allí descubrí algo que me sorprendió.

La mayoría parecían no tener interés por hacer cosas. No iban a la piscina o el gimnasio, no participaban en las actividades. Parecían resignados, como si la vida ya no fuera con ellos. 

Por alguna razón algo les impedía salir de su rutina ¡Yo ya no estoy para esas cosas! Me decían.

El desenlace.

Me di cuenta de que el culpable de estas actitudes, la mía y la de los mayores que vivían en el resort era el temor a lo desconocido. Que al final, no deja de ser una excusa.

Pero en nuestra mente no son excusas, sino razones.

Si quieres aprender a manejar internet, pero piensas que vas a tener que hacer un gran esfuerzo, que no sabes si serás capaz, no te parecerá una excusa, sino una razón legítima.

Si quiero dejar mi trabajo, pero empiezo a pensar que es complicado, que voy a tener que enfrentarme a muchas cosas, no me parecerá una excusa, sino una razón legítima.

Así es como nos proponemos hacer cosas y luego nos convencemos para seguir igual.

Una y otra vez. Una y otra vez.

Durante la excedencia, tomé la decisión de dejar mi trabajo. Me di cuenta de que cada vez que pensaba en cambiar mi vida, siempre encontraba una razón para no hacerlo. Al final entendí que eran excusas, no razones.

Ahora hago lo que quiero hacer, no lo que los demás esperan que haga.

Y una de las cosas que más me gusta es viajar.

En tu infancia tenías grandes sueños, seguro que muchos se han cumplido.

¿Has dejado de soñar?

Tienes temores, inseguridades, piensas que ya no estás para hacer locuras.

Déjate llevar. Siente. Emociónate. Escápate de la rutina.

Viajes para personas mayores con acompañamiento

Déjame hacerte una pregunta muy sencilla.

Si pudieras hacer un viaje, como cuando eras un niño/a, que no tenías que preocuparte por nada (para eso ya estaban tus padres), sólo de disfrutar. ¿No te gustaría probarlo?

La única diferencia es que yo no soy tus padres, sería más bien tus abuelos, porque te daré todo lo que me pidas.

Imagínate un viaje en el que, en todo momento, puedes hacer cambios sobre la marcha, sin tener que preocuparte por nada, en el que todo está incluido. 

No tienes que madrugar, ni esperar a nadie, ni hacer visitas a contra reloj o ver cosas que no te interesan. 

Nunca tenemos prisa. Si algo te gusta mucho, lo vemos con detalle, si algo no te convence demasiado, lo vemos más rápido, o directamente nos lo saltamos.

Deja a la rutina en casa

Pero hay algo más. Viajar …

Y esto no se acaba con el viaje, a la vuelta a casa, quedan los recuerdos, las experiencias, las emociones y el poder compartirlo.

Puedes escuchar 2 entrevistas que me han hecho en la radio. La primera en Onda Madrid desde el minuto 10:50. La segunda en RNE desde el principio.

Tal vez hacer un viaje no entra ahora en tus planes. No te preocupes. Seguro que si me sigues te irán entrando las ganas.

Ya sabes que si te apuntas a la web (Club del Bienestar), vas a recibir un libro y un video que te darán ideas para tener un buen envejecimiento. Sólo tienes que dejar tu nombre de pila y email.

Pero es que, además, recibirás semanalmente un email donde te cuento historias. Historias que siempre guardan una enseñanza que te puede ayudar a evitar el apagón.

Mira lo que dicen algunos suscriptores/as

Opinion de juan cabrillana viajes de la edad tardia
opinión y testimonio viajes de la edad tardíaa
Opiniones sobre viajes de la edad tardía
opinión juna cabrillana viajes de la edad tardia. viajes para mayores
opiniones juan cabrillana viajes de la edad tardía

 

¿Sabías que una “buena vejez” depende un 75% de uno mismo y solo un 25% de la genética?

Por tanto, de ti depende tener un buen envejecimiento.

Los estilos de vida como realizar ejercicio físico regular, mantener una dieta equilibrada o cuidar de la propia salud, son muy importantes para tener una vejez saludable y activa.

Pero ¿Qué ocurre con la salud mental?

Las preocupaciones, los conflictos, los miedos, las inseguridades, la ansiedad, la soledad, el aislamiento social, las emociones negativas… Todos ellos se asocian con un deterioro de la calidad de vida.

Aprender a envejecer bien implica entender lo que nos pasa para poder disfrutar de la vida.

Envejecer es una evolución natural y es absolutamente recomendable que el hecho de envejecer entre en nuestros planes y así poder envejecer con el ánimo adecuado.

Únete al “Club del Bienestar”
y recibe gratis tu pasaporte hacia la buena vida.

Tendrás las 10 claves y las 5 fortalezas fundamentales que te ayudarán a envejecer bien y a vivir al máximo la mejor época de tu vida.

Todo ello en un ameno y práctico ebook de 29 páginas.

También te cuento en un video de 8 minutos como vencer las excusas que te pones y que te impiden hacer cosas.

Y además accedes a otras ventajas exclusivas y experiencias únicas.

Las claves para sentirte bien y afrontar las diferentes situaciones que se te presentan en el día a día.
Con testimonios reales y cómo estas personas son capaces de enfrentarse a las circunstancias que les ha tocado vivir.
Consejos, buenos hábitos y herramientas que te van a permitir dar un paso adelante.

Llévate GRATIS el ebook “La aventura de envejecer” y empieza a vivir de otra manera.

LAS PERSONAS MAYORES QUE TIENEN UNA VIDA PLENA, ¿CÓMO LO CONSIGUEN?

Descárgate el ebook gratuito “La aventura de envejecer” y empieza a vivir al máximo la mejor época de tu vida.