Cáceres y los valles del norte

Duración

5 días / 4 noches. Puedes ampliar o reducir los días. (consultar).

Salidas

Desde Madrid (consultar resto de ciudades). Siempre salimos desde tu casa.

Incluye

Hay otra opción para quién quiera viajes más tranquilos y sentirse como en casa. Un solo alojamiento para todo el viaje. Puede ser un hotel o un apartamento.

Precio

Precios en temporada baja. En la temporada media los precios se verán incrementados un 5% y en temporada alta un 10%.

Se considera temporada media la semana de Semana Santa, del 15 de junio al 15 de julio y del 1 de septiembre al 15 de septiembre. Se considera temporada alta (del 15 de julio al 31 de agosto).

Cáceres y los valles del norte

Cáceres tiene tanto que ofrecer que es difícil no dejarse nada. Siempre hay un pueblo, un valle, un castillo o un plato típico por saborear. Cáceres invita a viajar con calma, disfrutando de sus sierras y sus valles, de sus bosques y dehesas, de su gastronomía y de su gente.

Aquí descubrirás:

Plan de Viaje

Donde descansamos

Considero que la mitad del éxito de un viaje reside en los alojamientos. Por eso siempre busco aquellos que te van a procurar la máxima satisfacción; entornos privilegiados, a ser posible con mucha historia detrás y con amplios espacios que te inviten al relax.

Escojo las habitaciones de categoría superior, que tienen las mejores vistas, una buena accesibilidad y una decoración que haga que te sientas como en casa.

Parador de Cáceres.
Aquí dormimos 2 noches. Un palacio renacentista en pleno casco histórico de la ciudad te enamorará su elegancia y su exquisita rehabilitación que conjuga tradición y modernidad. Saliendo del Parador, da igual la dirección que tomemos, en nuestro camino se sucederán casas-fortaleza, iglesias, palacios, museos o sus murallas árabes.
Parador de Plasencia.
Aquí dormimos 2 noches. Enclavado en el casco histórico, en el convento de Santo Domingo, construido en el siglo XV. Gruesos muros de piedra, techos abovedados y una cuidada decoración. Tan bien está preservado el estilo monacal que te parecerá que te vas a encontrar a un monje en cada vuelta de la esquina. Hay mucho silencio en el parador, impresiona saberse en la sala capitular, el refectorio (ahora restaurante) o el claustro de los monjes. Durante la noche, cuando el convento se ilumina con suaves luces, se transforma en un lugar casi mágico.

Donde comemos

Comemos en Restaurantes que se inspiran en la tradición para ofrecer una cocina contemporánea basada en los mejores productos locales de cada temporada.

También buscamos restaurantes con buenas ubicaciones y excelentes vistas. 

La gastronomía extremeña, es sencilla en su elaboración, pero basada en la extraordinaria calidad de sus materias primas: derivados del cerdo ibérico criado en la dehesa, caldereta de cordero, deliciosos quesos y tortas del Casar, pimentón de La Vera, aceites de oliva, miel y buenos vinos.

Qué visitamos

De camino hacia Cáceres, haremos una parada en Guadalupe. Allí, visitaremos el impresionante conjunto del Monasterio, declarado Patrimonio de la Humanidad, que se convirtió, en el foco religioso de mayor influencia de la Hispanidad.

Cáceres

Con la base en el Parador de Cáceres, recorreremos la ciudad y su entorno

En Cáceres, ciudad Patrimonio de la Humanidad, nos perderemos en la ciudad vieja, en el laberinto medieval de sus calles y plazuelas repletas de torres, iglesias y hermosos palacios. 

Podrás ver cómo era una casa árabe real por dentro, o probar los dulces más ricos que puedas imaginar en el convento de San Pablo o Santa Clara

Si os apetece, iremos hasta el Casar de Cáceres para ver en la quesería Doña Francisca como se elabora la famosa Torta del Casar.

Nos acercaremos al paraje de los Barruecos, declarado Monumento Natural, donde sus masas de granito erosionadas, adoptan caprichosas formas. Aquí, visitaremos el Museo Vostell, creado por este artista multimedia alemán en 1974, que seguro, no te dejará indiferente.

No podemos dejar de acercarnos a Trujillo, villa monumental que impresiona. Pequeña e imponente a la vez. Desde la Plaza Mayor, hasta su esbelto castillo. Un centro histórico señorial por el que callejear sin rumbo se convierte en una obligación.

De camino a Plasencia, nos detendremos en el Parque Nacional de Monfragüe. Surcado por el cauce del Tajo y el Tiétar. Desde el mirador del Salto del Gitano observaremos como vuelan por encima de nuestras cabezas, aves como el águila imperial o el buitre leonado.

Plasencia

En esta segunda etapa del viaje, con el Parador de Plasencia como base, recorreremos la ciudad, la comarca de La Vera, el Valle del Jerte y el Valle de Ambroz.

Plasencia, conocida como la “Perla del Jerte” encierra tras sus murallas un considerable patrimonio artístico. Destaca su Plaza Mayor con sus casonas porticadas desde donde toca perderse por las callejuelas en busca de sus dos catedrales (la nueva y la vieja) y sus innumerables palacios.

Nos adentraremos en el Valle del Jerte. En primavera, los cerezos en flor son como fuegos artificiales blancos y rosados que se derraman en las laderas. Pero el Valle del Jerte es mucho más. Muchísimo más. Una depresión frondosa donde el curso de los ríos ha excavado gargantas, piscinas naturales y creado bellísimos saltos de agua. 

Visitaremos Hervás, enmarcada en un paisaje desgarrado por gargantas que descienden al Valle del Ambroz y suavizado por la abundancia de castaños. Tiene una de las juderías mejor conservadas de España.

Recorreremos la Comarca de La Vera. Algo tendrá, cuando fue elegida por un emperador entre todo su vasto imperio para retirarse del mundo. Un paisaje donde el agua baja en tromba y unos pueblos que transmiten armonía, en los que se palpa la autenticidad de una arquitectura tradicional de madera, piedra y barro, con plazas de postal, soportales, balconadas y empedrados de los de antes.

Visitaremos pueblos como Valverde de la Vera y su famoso Museo del empalao o Villanueva de la Vera y nos iremos deteniendo en algunas de las numerosas gargantas que nos encontraremos por el camino. Si os apetece, también podemos visitar una fábrica donde veremos el proceso de elaboración del pimentón de la Vera.

No podemos irnos de esta comarca, sin visitar el Monasterio de Yuste, última residencia del Emperador Carlos V. Descubrirás que este rinconcito extremeño es un remanso de paz. Sobre todo, cuando paseamos por sus dos claustros, uno de estilo gótico y otro renacentista.

Estas son las actividades previstas inicialmente, pero pueden variar por:

Llévate GRATIS el ebook “La aventura de envejecer” y empieza a vivir de otra manera.